Desde el 2015, Google está penalizando los sitios web que no cuentan con un diseño responsive. Toda aquella página que no este optimizada para dispositivos móviles pierde posicionamiento en los resultados de búsqueda de Google realizadas desde estos dispositivos repercutiendo de forma negativa en el nivel de visibilidad. Por lo tanto, el diseño responsive es clave en el posicionamiento SEO.

Para poder aparecer entre los primeros resultados de Google, una página web debe cumplir con ciertos requisitos:

  • La versión móvil de tu página web:
    • Tu sitio debe obligatoriamente estar optimizado para su visualización en dispositivos móviles (móvil y tablet) ya que más del 50% de las búsquedas en Google se realizan desde estos dispositivos.
  • La velocidad de carga tu página web:
    • El día a día exige velocidad y esto Google lo sabe muy bien. La velocidad de carga de tu página web cuenta a la hora de posicionar tu página web. Además es muy importante optimizarla para ofrecer a tus usuarios una experiencia de navegación satisfactoria.
  • La seguridad de tu página web:
    • Google premia a las páginas que cuenten con el protocolo “HTTPS” ya que garantiza una experiencia segura dentro del sitio web. Este protocolo se puede conseguir a través de la instalación de un certificado SSL en tu sitio web. Además de ayudar en el posicionamiento, el protocolo “HTTPS” aporta seguridad a los usuarios.
  • El sitemap de tu página web:
    • El sitemap ayuda a Google a encontrar las páginas de tu sitio web. Mantenerlo actualizado tendrá un efecto positivo dentro de Google y sus rastreos.

A parte de estos tres criterios, es importante que vincules tu sitio web a una cuenta de Google Search Console ya que de esta forma tendrás acceso de todo lo que ocurre con tu tácticas de posicionamiento.